domingo, 24 de marzo de 2013

Chicos con talento




EDUCACIÓN

Cerca de 200 alumnos y profesores de institutos de toda la región celebran en Segovia el VIII Encuentro de Primavera del programa ESTALMAT que estimula el aprendizaje de las matemáticas.
P. Bravo - Segovia
 


El instituto de Secundaria Mariano Quintanilla acogió ayer el VIII Encuentro de Primavera del proyecto de detección del talento matemático ESTALMAT, en el que participaron 150 alumnos y 40 profesores de Castilla y León, que llevaron a cabo numerosas actividades matemáticas durante todo el día en el centro y en las calles de la ciudad. También se implicaron en esta actividad un grupo de 14 estudiantes de Matemáticas de universidades de Madrid que trabajaron de forma voluntaria como monitores para colaborar en el desarrollo de los ejercicios y pruebas prácticas. Su participación fue destacada por Mª Cruz Horcajo Gómez, presidenta de la sección de Segovia de la Asociación Castellana y Leonesa de Educación Matemática "Miguel de Guzmán", en la inauguración de la jornada, donde también se resaltó la colaboración institucional y especialmente la implicación de los profesores y de los alumnos, así como de los familiares de los estudiantes de sexto de Primaria y de los primeros cursos de Educación Secundaria.
En la presentación del VIII Encuentro de Primavera del proyecto ESTALMAT, el delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar Anguiano, ensalzó el “talento especial” de los adolescentes que llenaban el salón de actos del instituto Mariano Quintanilla. El acto también contó con la asistencia del vicerrector de la Universidad de Valladolid en Segovia, José Vicente Álvarez; Leandro González, jefe del Servicio de Supervisión de Programas, Calidad y Evaluación de la Consejería de Educación; el director del IES Mariano Quintanilla, Carlos del Barrio; el coordinador regional del proyecto ESTALMAT, Enrique Hernando; y el presidente de la asociación “Miguel de Guzmán” Antonio Bermejo Fuertes.
En su intervención, López-Escobar destacó el valor de este tipo de iniciativas cuyo desarrollo recibe el apoyo de la Consejería de Educación y que se enmarca en un “sistema educativo público de calidad como es el de Castilla y León”. Carlos del Barrio animó a los estudiantes a cultivar “la pasión por las matemáticas porque nunca os va a decepcionar”. El vicerrector del campus María Zambrano dio especial valor al fuerte vínculo entre aprendiz y maestro que se genera en estas sesiones de resolución de problemas que se realizan fuera del horario de clases; “un vínculo —dijo Álvarez Bravo— que llevaréis guardado en el corazón”.
ESTALMAT es un proyecto de detección precoz del alumnado con especial predisposición y capacidad para las matemáticas, que pretende fomentar el interés y la habilidad en el quehacer matemático. La Asociación Castellana y Leonesa de Profesores de Matemáticas "Miguel de Guzmán" junto a la Real Academia de Ciencias se ocupan del desarrollo del programa que nació en 1988 y su principal objetivo es la detección, el estímulo y el desarrollo del talento matemático en niños y niñas de 11 y 12 años, mientras cursan 1º ESO y 2º ESO, si bien se empieza a trabajar con alumnos de Primaria.

Acueducto y esgrafiado

El encuentro celebrado en Segovia comenzó con una conferencia a cargo de la profesora del proyecto ESTALMAT de Segovia, Sonia González Pascual, titulada “Los esgrafiados segovianos”. Y como bien caracteriza a este programa de aprendizaje práctico, tras revisar en el aula algunas propiedades geométricas que se encuentran en la técnica decorativa de paredes, los adolescentes acudieron a la Plaza de Medina del Campo para revisar directamente ante los edificios con esgrafiados las repeticiones, giros o ejes de simetría de las figuras geométricas que pueblan la transitada Calle Real.
En la plaza del Azoguejo los estudiantes y profesores formaron con sus cuerpos un gran pentágono regular. Mª Cruz Horcajo Gómez explicó que el pentágono es una figura geométrica emblemática en matemáticas, pero también está muy presente en la naturaleza, en la religión y en el arte. “Era el símbolo de los seguidores de Pitágoras, es muy fácil de construir y contiene el número áureo FI, y bellas proporciones que han dado lugar a una amplia literatura científica y de otro tipo”, señaló la profesora Horcajo Gómez